Soy una incomprendida. Alguien raro en un mundo de normales, o la única normal en un mundo de raros. Soy una de esas personas que se pregunta cosas que a la mayoría de la gente le da igual, que concede importancia a algo que los demás ignoran, y que ignora por qué extraño motivo el mundo concede tanta importancia a determinadas cosas. También soy un poco loca, o considerando quizás la proporción en el mundo, ustedes son los locos y no yo.








1 oct. 2011

¿Amor u obsesión?

¿Es un capricho? ¿Es una necesidad? ¿Es constancia? ¿Es lealtad? ¿Es tenacidad? ¿Es terquedad? ¿Es intransigencia? ¿Es obstinación?. ¿Cómo se llama eso que sentimos, y no se va ni con el tiempo? ¿Es amor? ¿Es una manía? ¿Es ceguera? ¿Qué es?... ¿O es obsesión?
Es muy fácil confundir amor con obsesión, pero no son lo mismo. El amor está en todo el cuerpo, la obsesión solo está en tu cabeza. Te encierra en tu burbuja, te aísla, te adormece. Cuando no hay amor aparece la obsesión, para aturdirnos, para hacernos creer que sentimos algo cuando en realidad no sentimos nada, porque estamos vacíos, vacíos de amor. El amor saca lo mejor de uno, y la obsesión lo peor. A veces podemos parecer valientes, arriesgados, y en realidad lo que nos empuja es estar ciegos, obsesionados. Por la obsesión se puede hacer cualquier cosa, se puede lastimar tanto... Porque la obsesión al fin y al cabo es un medio para llegar a ningún lado, o para llegar demasiado lejos. Trampas en nuestra cabeza, y ahí vamos inocentes entregando nuestro cuerpo, creyendo que ese camino nos llevará al amor justificado los medios por ese fin. Y en nombre del amor, matamos al amor. Por eso las obsesiones son tan peligrosas, porque es un lugar del que nunca se vuelve.

Archivo del blog

Acerca de mí

Mi foto
¿Yo? Una loca más del montón. Vivo en mi mundo, rodeada de mis amigos y familia. Soy orgullosa, sí, y callo muchísimas cosas que me gustaría decir. Odio la gente hipócrita, falsa. Como cualquier persona tengo mis rayes, pero dentro de todo creo que soy una persona bastante tranquila. Algo romántica, sensible, apasionada, histérica, comprensiva, soñadora, bipolar, tierna, simpática, a veces algo fría. Me gusta leer, escribir para descargarme, salir, caminar. Me encantan los días de lluvia para dormir y mirar por la ventana, experimentar nuevas experiencias, vivir la vida intensamente sin importar lo que digan los demás, simplemente a tu manera. Me gustaría gritarles a las personas ¡Bienvenidos, este es mi mundo! (sepan trato de ser perfecta) así que si te gusta bienvenido sea.